martes, agosto 01, 2006

PLANTAS CARNÍVORAS O INSECTIVORAS EN LA GRAN SABANA

Sobre los tepuyes (montañas) en el parque Nacional Canaima y La Gran Sabana, puede apreciarse un ambiente hostil para cualquier tipo de vida. A la primera mirada observamos un hábitat apocaliptico en tinieblas y con formaciones metareniscas irregulares y misteriosas por todas partes, una actividad feroz por parte de los elementos, fuertes tormentas y temperaturas muy bajas durante la noche. Los suelos de los tepuyes como por ejemplo el Roraima y el Kukenan permiten poco espacio para la vida vegetal, muy rocoso y de pocos nutrientes por los cuales competir en tan complejo hábitat, sin embargo y por difícil que parezca, existen allí una buena cantidad de especies vegetales muy interesantes, muchas de ellas únicas en el mundo, o con características que las hacen distintas a las de su género. Estas especies han logrado adaptarse a las difíciles condiciones sobre los tepuyes y han desarrollado sistemas de supervivencia verdaderamente sorprendentes. Entre estas especies hay un grupo denominado "Carnívoras" que más bien sería "insectívoras", que compensan la falta de nutrientes que adquieren de los suelos, con una dieta a base de insectos y pequeños animalitos que caen presas de sus innovadoras y tentadoras trampas naturales.
Podemos mencionar por ejemplo entre estas especies insectívoras a la "rosera Roraimae", una diminuta planta de color rojizo en la mayoría de los casos, que se muestra en forma de roseta llena de tentáculos pegajosos en los que caen atrapados los insectos y de los cuales es muy difícil desprenderse una vez que el animalito se ha posado alli. esta especie de tentáculos que son mas bien pelos glandulares por los que secreta una sustancia pegaminosa que además contienen encimas digestivas que lentamente van absorbiendo los nutrientes necesarios de su victima para después deshacerse del resto y quedar prestas para otro desafortunado visitante.

De igual manera tenemos también las "Heliamphoras", una hermosa especie vegetal cuyas hojas se enroscan en forma tubular a manera de jarrón, en cuyo interior represa en el fondo una cantidad de jugos gástricos listos para devorar lentamente a los infortunados huéspedes que se acercan demasiado y caen por estos ductos resbaladizos quedando atrapados en el interior de esta planta, que luego de extraer los complementos de su dieta se abren para eliminar los desechos y ponerse listas para un nuevo banquete.
Droseras, Utricularias, Heliamphoras, Brochinias y varias especies más nos recuerdan que la vida se abre paso de maneras insospechadas y verdaderamente sorprendentes.

1 Comments:

At 5:05 PM, Adriana Rodríguez said...

Buen día. Soy editora, trabajo en la editorial Santillana y consulté su blog por un libro que estamos haciendo para cada uno de los estados del país. Me gustaron, además de los relatos, las hermosas fotografías, especialmente las de las plantas carnívoras y las de las Heliamphoras. Quería saber si hay alguna posibilidad de comprales esas dos fotografías, preciso saber, por supuesto su costo y disponibiliad.
reciban un cordial saludo y espero sus comentarios,

Adriana Rodríguez

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home